El blog la Trinchera de el mundo.es nos ofrece este amplio reportaje realizado en el circuito La Princesa, en donde podemos ver un amplio vídeo, sin duda estas iniciativas son las que sirven para acercar un poco más las minimotos al público general.
Enhorabuena por tu trabajo Charly !!!!
‘Minilorenzos’ a 70 por hora
[COLOR=#555555][COLOR=black]Ellos pasan de los Messi, Cristiano Ronaldo y compañía. Corren más rápido que ellos. Algunos alcanzan habitualmente los 70 kilómetros por hora. Todavía no llegan a las velocidades de su ídolo pero sueñan con alcanzarlas o, más que las velocidades, su agresividad en pista. Los ‘minilorenzos’ luchan a brazo partido para hacerse un futuro hueco en el mundo del motociclismo. Ninguno sobrepasa los 10 años pero sus padres lo tienen claro, ‘nunca llegarán; no porque no valgan si no porque es un deporte demasiado caro’, dice Mayte Echegaray, madre de un joven piloto.[/COLOR][/COLOR]

[COLOR=#555555][COLOR=#000000][FONT=Arial][COLOR=#555555][COLOR=black]Juan Carlos Jiménez, líder de[/COLOR][/COLOR][/FONT][/COLOR][/COLOR]
[COLOR=#555555][COLOR=#000000][FONT=Arial][COLOR=#555555][COLOR=black]l motoclub La Princesa, cuenta que ‘para correr en Moto GP, hay que ser tan bueno como tus sponsors’.Este viejo motero está intentando montar la primera escuela de motociclismo en Madrid, una comunidad sin la tradición motera de Cataluña o Valencia, quizás por eso, de momento, no encuentre ningún apoyo. Los padres son los únicos mecenas de estos cracks de medio metro. Se gastan, ‘unos 5.000 euros por temporada si el pequeño está en competición’, calcula a ojo Jiménez. Las minimotos en las que corren sus hijos van desde los 300 euros las muy básicas a los 1.500 de las de competición.[/COLOR][/COLOR][/FONT][/COLOR][/COLOR]
[COLOR=#555555]
[COLOR=#000000][FONT=Arial][COLOR=#555555][COLOR=black]Lo peor no es el dinero si no el miedo a los accidentes. Mayte reconoce que le asustaba mucho este deporte hasta que lo conoció de verdad. La muerte del piloto japonés de 19 años, Shoya Tomizawa, le revolvió algo por dentro a la joven madre pensando que podría haber sido su hijo. No obstante, es consciente que ‘lo que le ha pasado al chaval es muy difícil que ocurra’. Su hijo se llama César, como su padre, ‘el culpable junto a sus abuelos de la pasión del niño’. Tiene 9 años y ya traza las curvas como los profesionales. ‘Encima de la moto parecen personas mayores’ asegura Juan Carlos.[/COLOR]

[COLOR=black][/COLOR]

[COLOR=black]Eso sí, cuando se bajan vuelve la personalidad de alguien que aún añora el recreo y cuyas responsabilidades se cuentan según el número de asignaturas. Aunque algunos, como Adrián, de siete años, se crean que lo suyo con las motos es un trabajo. ‘La moto es algo que le gusta; los estudios lo que tiene que hacer’, Mayte tiene muy claras las prioridades en la vida de su hijo César. Cuando él las confunde el castigo es fácil: no hay moto.[/COLOR]

[COLOR=black]Para César junior esa penitencia es una pesadilla. Dice que en el colegio le va ‘bien’ a secas; pero cuando habla de motos su voz se realza para confesar que va tercero en el campeonato. Su ídolo, como el de prácticamente todo el motoclub La Princesa es Jorge Lorenzo, ‘por su agresividad y por sus adelantamientos’. Para agresividad, la de la mirada del joven piloto en plena carrera en algunas de las fotos que muestra su orgulloso padre. De hecho, cuando le preguntas si le da miedo correr, el chaval no lo duda: ‘No, no tengo miedo – y añade- sólo a perder’.[/COLOR]
[/COLOR][/FONT][/COLOR][/COLOR]